En Portada, Fotografía

Períodos de transición tecnológica: Entrevista a Alfredo Cáliz sobre fotografía analógica

Deja un comentario

Empezamos octubre con esta entrevista a Alfredo Cáliz continuando con la serie de artículos que desde ENLARGER MAG dedicaremos a la transición de la fotografía analógica a la digital y que iniciamos con el artículo sobre la LAMBDA. Queremos comprender un poco mejor el origen y la experiencia humana de esta transición tecnológica en la que aún hoy estamos inmersos y ha sido una maravilla contar con la ayuda de Alfredo para que nos diese su punto de vista, desde la mirada de un fotógrafo profesional.

Llegué a Alfredo a través del apasionado analista, investigador y profesor Óscar Colorado Nates, del blog oscarenfotos.com. Él me recomendó entrevistar a este hombre inquieto de mente y cuerpo, que busca, encuentra y persigue en todo momento lo que le interesa.

Alfredo comenzó su carrera fotográfica cuando tenía 19 años y se convirtió en fotógrafo freelance poco después trabajando para distintas revistas españolas. Desde el año 2003 trabaja con El País Semanal, viajando por todo el mundo disparando fotos para ellos. Desde entonces es miembro de la Agencia PANOS, que distribuye sus fotos a nivel internacional. Ha recibido numerosos premios y subvenciones para ayudarle a completar sus proyectos personales, incluyendo el segundo premio Luis Valtuena en 2002 por Médicos del Mundo; un premio de prensa de UNICEF en 2006; el primer premio Notodofotofest en 2007; la Subvención de La Caixa Fotopress 03 para desarrollar el libro Inshallah (Fundación Tres Culturas), culminación de un un proyecto fotográfico personal de diez años en Marruecos que fue publicado en 2006. La Fabrica produjo una retrospectiva Fotobolsillo de su obra que fue lanzada en 2010.

Su obra es publicada y expuesta a nivel internacional, así que con este historial tenía unas ganas inmensas de que me contestase a estas preguntas. Muchas gracias Alfredo.

Aquí os dejo la entrevista.

 

1
En primer lugar, Alfredo, queríamos agradecerte enormemente el haber aceptado una entrevista con nosotros. Cuéntanos sobre ti, ¿cómo surgió tu interés por la fotografía?, ¿qué estudiaste y qué influencias te marcaron para hacer lo que haces?

Sencillamente apareció un fotógrafo en mi vida a la edad de 19. Se llamaba Juanjo Delgado y fue mi maestro. Trabajé con él como ayudante durante cinco años. Aprendí el oficio, técnicas de laboratorio, color, blanco y negro…un poco de todo. Un día tocaba arquitectura, y al otro retrato. Al mismo tiempo comenzaba a hacer mis primeros trabajos de reportaje que ha sido mi gran pasión, mi forma de vida y también por fortuna mi profesión.
Leía y veía todo lo que pillaba. Había menos que ahora pero más que unos años atrás. En las estanterías de Juanjo había de todo. Él mismo era un fotógrafo excelente.

Por decir nombres que se me vienen a la mente: Robert Frank, Richard Avedon, aquel fotógrafo tan marciano de las series que no me acuerdo del nombre, David Hockney, William Klein, Walker Evans… luego vino el color, los americanos, lo que llamaban nuevo color que, por cierto, parece que no se ha quedado viejo… Stephen Shore, William Eggleston, Alex Webb y mucho de Harry Gruyaert.

Un fotógrafo nobel tiene que llenar la recámara de su cabeza de imágenes. Uno sólo puede fotografiar algo que ha visto antes, que ya reconoce como foto. Es bonito y honesto poder vincularte a alguien, venir de alguien.

“Uno sólo puede fotografiar algo que ha visto antes.” Alfredo Cáliz

 

2
Sabiendo las posibilidades de la fotografía digital ¿cómo y por qué te mantuviste fiel a las películas en negativo? ¿crees que es posible emular a través del ordenador temas tan interesantes como el color o el ruido de las películas? ¿Podrías conseguir las posibilidades de la cámara digital?

El ordenador es una herramienta impresionante. Se puede hacer absolutamente de todo. Puedes imitar a las películas en negativo, el color, la atmósfera; tanto, que es fácil perderse y no saber qué hacer. Te puedes confundir y acabar siendo muchos fotógrafos al mismo tiempo.
Se supone que eso no es bueno, que uno ha de crear y ser fiel a su estilo para diferenciarse de los demás. Por mi parte, no creo haber sido demasiado práctico en eso. Digamos que he estado saltando de un formato a otro, de una forma de fotografiar a otra.

El huir de un lado a otro es mi naturaleza, qué le vamos a hacer. Me gusta la poesía, el ensayo, la literatura y los chistes. Abordo cada proyecto de una forma diferente y me vale con que cada uno de ellos tenga coherencia interna.

Mi obra (perdón por la pedantería) de cobrar forma lo hará dentro de unos años y estará hecha de pequeños trozos. Destellos donde algunos serán más brillantes que otros. En el fondo admiro mucho a la gente como Txema Salvans que repiten sin cansancio (al menos aparentemente) la misma foto. Yo soy incapaz de hacer eso. Abro un proyecto de fotos verticales y luego otro de corte más clásico. Un tanto inexplorable y deslavazado, pero así soy yo.

Durante muchos años hice reportajes para el “El País Semanal” con mi Hasselblad y un 80mm. Añoro aquella época, una cámara, un objetivo, un fotómetro y unos rollos de película. Todo era muy sencillo. Hacía pocas fotos y las cosas estaban más claras. Ahora bien, lo digital tiene su magia, como la inmediatez. Lo que peor llevo es tener que descargar y editar cada día gran cantidad de imágenes. Soy incapaz de tirar poco. Es mi reto para el futuro. Y me molesta porque me quita tiempo para leer, o simplemente echarme en la cama del hotel. El ordenador agota.

Abdellatif

3
¿Cómo describirías tu estilo?, ¿cuáles son tus referentes?, ¿qué te inspira o te interesa capturar?

Soy un fotógrafo clásico y bastante sobrio. Busco el orden en las fotografías.

Me gustan las fotografías que se dejan leer; donde lo que está, es lo que hay. La polisemia ya se la añade el propio medio que es polémico por naturaleza.

Lo que me interesa, ahora después de tantos reportajes, es el poder trabajar a fondo temas que tengan que ver con la identidad y cultura de las personas, y en cómo se relacionan entre ellas, y con el paisaje.

Por ejemplo, lo que compartimos los españoles con un marroquí o un inglés, me interesa.

En concreto la historia en este país, creo que es una de las asignaturas pendientes más importantes. Aquí no hemos hecho balance, y es que existen varios balances que luchan por convertirse en el relato hegemónico. ¿Y aquí qué pinta la fotografía?
Pues mucho, nos puede servir para desenmarañar, para cuestionarnos cosas, y sobretodo, para comprender un poco mejor a ese primate que somos los seres humanos.

En estos momentos estoy trabajando en un proyecto a largo plazo en Mauritania. Y aunque suene lejano, o exótico, no lo es tanto. A mí estas cosas me ayudan a comprender el mundo, y desde ahí es desde donde trabajo.

 

4
¿Disparas en negativo o diapositiva? ¿cómo decides los procesos de revelado, materiales e impresión que vas a utilizar en tus fotografías? ¿normalmente son decisiones que tomas antes o después de la toma?

Hace años que no disparo una diapositiva.

Fui muy fan del Kodachrome, luego disparé negativo color que yo mismo procesaba, y ahora profesionalmente trabajo en digital.

Trabajo con dos cuerpos de Nikon 800. Me gusta esa cámara. Tengo dos iguales, una con un 50mm y otra con un 35mm. Casi todas mis fotos están hechas con estas cámaras. Antes de empezar un reportaje, o cualquier trabajo fotográfico; pienso de tal forma que el resultado tenga homogeneidad cuando esté acabado. El hecho de disparar con esos dos objetivos ya ayuda bastante en ese sentido.

A veces disparo con mis cámaras analógicas: conservo la Hassel y una Horseman de placas. Me encanta hacer alguna placa que otra de vez en cuando. Los costes no me permiten trabajar con ella, y es que nadie está dispuesto a asumir esos costes. Al menos es difícil que algún cliente te anime a hacerlo.

El reto es hacer con la fotografía digital lo mismo que hacemos cuando tomamos placas. La actitud es lo que cuenta.

 

5
Como fotógrafo que trabaja la técnica química y el revelado fotográfico de antaño conocerás gran variedad de opciones de impresión fotográfica, ¿qué máquinas y qué técnicas utilizas?

Desde que trabajo en digital la mayoría de impresiones que realizo me las hacen en Negro Mate Ediciones, un laboratorio digital especializado en impresión fine art. En su momento compartimos estudio y para mí es como estar por casa. Me dejo recomendar, pero suelo trabajar con papeles Hanne Muhle de algodón, son los que más he utilizado y los que más me gustan.

 

6
En cuanto a los costes añadidos ¿es más difícil generar beneficios empleando exclusivamente carretes? ¿Qué sale más caro ser profesional de fotografía analógica o digital? Porque tanto el precio de muchas emulsiones como su procesado están aumentando en los últimos años. ¿Empiezas a notar gran falta de abastecimiento-stock?

La fotografía en general, tanto analógica como digital, es cara.

Las cámaras son costosas y los fotógrafos siempre nos gustaría tener más cuerpos de cámara de los que nos podemos permitir. Somos muy conscientes de que cada aparato con su lente produce un tipo de imágenes. Eso mismo a mí me parece muy atractivo.

El digital parece el invento capitalista perfecto. Cada mercancía se convierte en obsoleta en poco tiempo, y ha de ser reemplazada por mercancía nueva.

¡Alguien está disfrutando de lo lindo con esto! Dicho esto, y vistas multitud de golosinas en los escaparates. Lo esencial y por lo tanto (de aspiración) universal, está al alcance de cualquiera que tenga cabeza. La cuestión es la cabeza, el poner unas cuantas fotos juntas que tengan sentido.

Kurdistán Irak. 2014

7
¿Qué ambiente se respira en un proyecto profesional realizado con carrete donde las fotos deben meditarse más, y el margen de maniobra es mucho más reducido? (La espontaneidad y el directo deben afectar mucho a la forma de trabajar en fotografía periodística y no tanto a la artística…).

Sospecho que en fotografía periodística nadie trabaje en analógico desde hace muchos años. Yo he sido periodista “de rebote” aunque con el tiempo me doy cuenta de la importancia y del valor que ha tenido el periodismo en mi vida. Yo por edad ya me apunto al carro de los que dicen que se hace poco periodismo serio. Y eso ya lo hablamos otro día.

Un proyecto profesional respira bien o mal y no depende de si está hecho en analógico o en digital. Ahora los proyectos fotográficos respiran poca fotografía, a la gente le sabe a poco hacer buenas fotografías. La gente ahora quiere meter mapas, planos, clips de video, fotos antiguas, materiales varios… y todo eso está muy bien pero no por decreto.

Hay que hacerlo bien para que esté bien. De la misma forma que hacer buenas fotografías ya no es suficiente para tener un buen proyecto entre manos. Ha de contar algo importante. Cuanto más nos apele mejor será.

 

8
Hablando de la postproducción, ¿cómo digitalizas tus archivos, escaneas la copia o el carrete? ¿Sueles retocar a posteriori en el ordenador las fotos que realizas en químico?

Mis archivos los ha digitalizado desde siempre Jorge Alonso, con su escáner de tambor fantástico. Lento, pero de muy buena calidad. Limpiar los puntitos o motas de polvo del negativo es un auténtico calvario. Jorge es la persona con la que también trabajo en digital, cuando el presupuesto lo permite. Aunque ahora cada vez soy más, hago por mi cuenta la postproducción de mis propios archivos

Me gusta trabajar en equipo, con gente. Al compartir puntos de vista se aprende, se mejora.

Todas las fotografías hay que retocarlas, como dices. Te puede gustar hacerlo más o menos; pero hay que hacerlo.

 

9
¿Cómo ves la fotografía analógica en las próximas generaciones? Parece que se está poniendo de moda en los últimos años. ¿qué les recomendarías para iniciarse, analógica o digital?

Después de una fuerte reacción en contra de los periódicos, los vinilos, los rollos de película, ahora estamos viviendo el que todas esas formas regresan. Pero parece que de forma residual, minoritaria, casi elitista.

Hay quien ha vuelto a desempolvar sus vinilos, pero la mayoría de veces usa su MP3. Parece que esas viejas formas se resisten a desaparecer y de hecho creo que van a convivir durante mucho tiempo con lo nuevo, con lo digital. Es como una lucha entre la materia y lo líquido, y creo que aún no estamos en el punto de liquidar la materia.

Yo recomendaría a alguien que se quiera iniciar que elija algo, soporte o proyecto, que esté a su alcance. Que lo pueda llevar a cabo. Me encanta la fotografía analógica pero también la digital. La militancia por uno u otro no es asunto mío. Habrá gente que le guste pontificar sobre las ventajas de una, los problemas de la otra. Habrá incluso quien quisiera enterrar una para que la otra triunfe. Al fin y al cabo, estamos en España, ¿no?

Merzougha

10 *Para tus seguidores
¿Tienes algún proyecto en curso? ¿algún sueño que te gustaría realizar a corto o largo plazo?

Siempre tengo algún proyecto. Es mi manera de estar vivo en la fotografía.

No sé si me gusta la palabra proyecto, pero la utilizo. Me gustan los libros de fotografía, más incluso que los fotolibros, que también me gustan.
Siempre me ha costado dar con un tema “comercial” de alcance. Debo tener una visión romántica del asunto que tampoco acabo de entender por qué. Ahora estoy fotografiando parques cuando puedo y por donde voy. Es como pensar en un gran poema.

Únete a nuestros lectores

Suscríbete a nuestra lista de correo y únete a los directores de marketing, creativos, interioristas y fotógrafos que ya nos siguen.

A finales de mes te enviaremos un email con los últimos artículos publicados y un adelanto de los contenidos que están por llegar. De vez en cuando te enviaremos invitaciones o entradas de los eventos en los que participamos por si te interesa asistir.